viernes, 28 de julio de 2017

La hoguera de las identidades

Cuando en el 2009 decidí hacer la tesis de maestría: ¿Raizales, pañas, fifty- fifty, turcos y/o isleños?: construcción de identidades en un contexto multiétnico, mi mentor y amigo pacho Avella me decia que yo intentaba hacer una tesis para mí misma, para darle sentido a existencia en un territorio donde no dejaba de ser una mujer, negra, pobre y "paña".  Nada más cierto, pero también nada más necesario cuando tu te encuentras pérdida en un mar de discursos identitarios e inacabados, que más que ayudar a la gente a comprender las complejas relaciones de territorio, buscan ahondar en diferencias discriminatorias y excluyentes.

En el 2015, me volví a encontrar con mi querido pacho en el Congreso de Antropología en Santa Marta, y junto con Inge Valencia,  quien juiciosamente le ha dedicado los últimos veinte de su vida al tema isleño raizal, organizamos un papel para intentar comprender las dinámicas identitidarias en la isla. Le pregunte a Pacho, ¿Y yo que tengo que ver con la Antropología?, el me dice, ¡todo, armaste un mierdero con la tesis y ahora te hechas pa´tras!. Es así, como sin comprender como funcionan las cofradías antropológicas me aventure a participar en un panel sobre identidades, hoy dos años después, sin conocer las dinámicas de las nuevas cofradías del facebook, y haciendo caso a mi comadre Osmani quien dice que una tesis es muy compleja para explicar cosas muy puntuales,  me atrevo a tocar nuevamente el tema.

La Tesis sobre identidades en un contexto multiétnico, buscaba problematizar la forma en que en un territorio pequeño y multiétnico, como en el caso de la Isla de San Andrés, el reconocimiento de la etnia Raizal aunque se considere válido, conlleva a situaciones problemáticas, tales como la tendencia a resaltar los valores de la cultura raizal por encima de los otros grupos étnicos que cohabitan en la isla, en la medida en que invisibiliza las otras formas de ser isleños, entre estos; los isleños hijos de los continentales y extranjeros nacidos en la isla, o de las uniones interétnicas, la mayoría de ellas entre población raizal y otros grupos culturales, que se dieron como consecuencia  producto de las migraciones de las que ha sido objeto la isla a partir de la declaratoria del Puerto Libre.

En ese sentido, y coherente con mi pensamiento académico y a la jurisprudencia colombiana, en el territorio de acuerdo a lo expuesto en el Decreto 2762, existen tres estatus de residencia, lo que no se traduce en identidades étnicas, y estas son los isleños raizales, los isleños nativos y los residentes, eso para efectos de ejercicios legales y garantías de derechos. A nivel antropológico, lo que trato de exponer en mi tesis, es que la cosa no esta sencilla como se enuncia, así como los raizales son diversos en sus expresiones y formas de encarnar su etnicidad, así mismo nos pasa a los no raizales, los mal llamados "pañas" hacemos parte de distintos procesos identitarios en los cuales hay una clara distinción entre los que somos de origen costeño con relación a los que provienen del interior del país, y para el caso de los "turcos" hay una gran diferencia  entre ser árabe o judío. Hemos creado sábanas discursivas que no alcanzan a arroparnos a todos de la misma manera, ni correctamente.

Lo anterior, es importante comprenderlo porque creo que la discusión sobre que es raizal o no lo es, es un asunto que disfrazado de identidad, busca pescar en mar revuelto, sobre problemas más profundos relacionados con la participación política y económica, en lo que llamo la "hoguera de las identidades". En esta reflexión más que prender más leños a esta hoguera, lo que pretendo es que comprendamos que la isla, y el pueblo raizal, están pasando por momentos críticos en los que esta en juego la pervivencia en un mediano plazo y eso genera caos, desesperanza y miedo. En una visión humanista, tengo la esperanza que tantos comentarios tan incorrectos sean solo producto del miedo a sentirnos amenazados frente a una realidad que nos desborda.

Por último, creo que esta nueva ola discursa obedece en gran medida al impacto ocasionado por la instalación de la mesa raizal, que tiene entre otros el objetivo de desentrabar el Estatuto, ha sido tan polémica que hasta representantes del grupo étnico han alzado la voz de una manera y en unos niveles que son lamentables ser escuchados, en un proceso que realmente llama a la unidad del pueblo raizal, y donde se observa que hay un esfuerzo de algunos líderes para sacar adelante un proyecto común que les garantice la preservación de lo poco que les queda de su territorio y legado cultural.

En lo personal, no me atrevo a opinar del Estatuto Raizal, creo que tenemos que ser muy prudentes frente a esta propuesta, pero sobre todo comprender que es el legítimo derecho del grupo étnico en su territorio. Lo que si me cuesta comprender,  y siendo lo más lejana políticamente a Julio Gallardo es la diferencia entre este Estatuto y la Ley 47, que considero ha sido una de las mejores herramientas, no muy bien aprovechada, que el no tan generoso Congreso de la República le ha dado a este pueblo. Por lo anterior, creo que tanto al gobierno local, y nacional, le ha faltado más ejercicio pedagógico para que la comunidad en general, raizales por fuera del proceso constructivo del Estatuto, y no raizales podamos comprender la importancia de tanto esfuerzo económico y político que conlleva la creación de este.

Y para finalizar, y ya más en un campo emotivo, creo que así como es  indignante que se nos cuestione nuestra identidad, otros sufrimos profundamente porque nos llaman "pañas" o "sharkhead", inclusive el termino "turco" para muchos de nuestros coterraneos arabes es peyorativo, ya que son rótulos que lastiman. Es así, que invito a que esta sea la oportunidad, para que superemos este tipo de discursos que no nos permiten avanzar ni como sociedad, ni como seres humanos.

sábado, 11 de junio de 2016

Te regalo una matica de nomeolvides


Kundera menciona en su libro "la inmortalidad" como Agnes la protagonista como una forma de resistencia a la fealdad visual se comprará  un nomeolvides, para ser lo único que vea cuando el mundo se le vuelva insoportable. Ante las coyunturas presentadas en los últimos días que van desde la política internacional, pasando por gerencias de bancos y la designación de consejeros culturales, creo que a los isleños, raizales y no raizales, nos va a tocar cargar con una matica de nomeolvides para recordarles a los burócratas que en una democracia real la participación del pueblo es fundamental. Y el punto es que el matoneo institucional al que somos sometidos el pueblo sanandresano se da tanto en el nivel nacional como en el departamental.

Por esta razón le voy a regalar una matica de nomeolvides a la canciller que no ve las fracturas que genera en un grupo étnico tan fragmentado los nombramientos de último minuto, y los que se quedaron en el camino. Pero también le doy un nomeolvides a algunos llamados lideres raizales que mantienen una posición oportunistas frente a coyunturas como la Haya, la falta de agua, etc, para buscar una representación burocrática, pero que muestran total indolencia frente al problema del servicio de salud, la pobreza del pueblo, la pérdida de acceso al mar por el uso privado de las playas, entre otros.

Le regalo una matica de nomeolvides al Banco de la República que en un acto de crueldad institucional cambia de un día para otro a la persona que venia desempeñando el cargo de gerente de la sede Cultural en San Andrés Islas y en el momento de reemplazarla no tuvo en consideración ni en cuenta las opiniones de la comunidad de las islas, ni realizo la debida convocatoria que este tipo de nombramientos requiere, no me trago el cuento de la rotación interna, es una excusa. Y a su vez, le regalo una matica de nomeolvides al director de la Occre que desde que llegó tiene represadas un montón de tarjetas de personas que por pérdida, cumplimiento de mayoría de edad o por trámite vencidos tienen en vilo su estadía en la isla, pero que ante el llamado del gobierno nacional este señor entrega Occres Express. 

Un nomeolvides para recordarles a los funcionarios de la administración actual que se gobierna para todos, aunque se gobierne con pocos. Lo anterior es para señalar que la violación de todos los procesos de participación empiezan en el nivel departamental cuando se hacen consultas previas xpress para aprobar planes de desarrollo, cuando se nombran consejos de cultura de última hora, o cuando no se hacen convocatorias oportunas a eventos para lograr beneficiar a más personas de las actividades que se programan en la administración. Se les olvida convocar a las masas, pero después publican los eventos realizados con 10 o 20 asistentes, nos debería dar pena. 

Y mi último nomeolvides es para mi y todos los ciudadanos que habitamos estas islas y este país, que calladamente soportamos todas estas situaciones y nos nos pronunciamos por no querer salir de nuestra zona de confort, porque no queremos perder beneficios adquiridos o por sencilla indiferencia. El día que entendamos que solo alzando nuestra voz y exigiendo el cumplimiento de las normas en todos los casos requeridos, podemos lograr las transformaciones sociales que tanto necesitamos y anhelamos.

lunes, 28 de abril de 2014

Una pequeña revolución cultural



La semana pasada vi una entrada en el isleño.com, de la escritora  Edna Rueda en la que explica la importancia de la toponimia como una forma de contar la historia social  de las islas, así como nuestros nombres personales habla de quienes somos y de dónde venimos (ver el artículo en el siguiente enlace: http://www.xn--elisleo-9za.com/index.php?option=com_content&view=article&id=7538:el-nombre-la-toponimia-de-la-vida&catid=47:columnas&Itemid=86). Con relación a este artículo, considero muy valioso el análisis realizado por la autora, ya que es un llamado a no perder aspectos significativos relacionados con las identidades culturales del grupo étnico raizal.

Complementando un poco las ideas expuestas en este artículo, y apelando al poco conocimiento que me da la experiencia profesional en procesos culturales, creo necesario que para la recuperación de las prácticas culturales, se recomiende hacer un proceso de doble vía. Para el caso específico de la toponimia, se debe hacer por un lado la recuperación oficial de los nombres, ya sea a través de colocar los nombres de las calles y sectores en letreros visibles para todos, o que en  las oficinas de información turística se usen estos nombres, y hasta sería interesante que se pusieran leyendas con las historias sobre el origen de estos nombres.

La otra vía propuesta es a través de la apropiación cotidiana de la toponimia, y es aquí donde para mí está el meollo del asunto: los isleños y habitantes de las islas podemos hacer una “pequeña revolución cultural” a partir de hacer ejercicios individuales y grupales del uso de la toponimia tradicional. Desde el año pasado, siendo consciente de la necesidad de recuperar la toponimia del barrio donde vivo, dejé de nombrar mi dirección de manera típica con la expresión de las islas “última entrada o al lado de” para  enunciarla de la siguiente manera: “Sarie Bay sector Little Cliff”. Si me preguntan no tengo ni idea por qué es Little Cliff, me gustaría saberlo, pero mientras lo  aprendo, sé qué es la forma correcta de nombrarla.

Las y los invito a que averigüemos cómo se llaman nuestros barrios, nuestros sectores, nuestras calles y empecemos a nombrarlos de esa manera. Al comienzo este ejercicio va a hacer un poco difícil de asimilar e incluso nos va a tocar aprender a usar la pedagogía con otras personas explicándoles dónde quedan esos sitios, pero creo que va a llegar el momento en que en nuestro inconsciente colectivo logre hacer común en toda la comunidad insular el uso de estos nombres.


Las expresiones de afecto se demuestran en las pequeñas acciones. Hagamos pequeños actos de amor por San Andrés. Es nuestro hogar, es lo que somos.

domingo, 27 de abril de 2014


http://www.youtube.com/watch?v=RqLxwz_xuBU
Les comparto un artículo que escribí hace diez años, sin embargo refleja aun un poco de mi pensamiento sobre las cosas que se pueden hacen para contribuir a un cambio social.
Bienvenidas al blog....

A partir de este momento, he decido plasmar mis experiencias en este espacio. Aquí espero poder expresar lo que se siente ser una mujer afrocaribe, feminista, madre y una humana comprometida con el cambio político, social, cultural y económico que considero nuestra sociedad necesita y se merece.